viernes, 11 de agosto de 2017

Superman Rojo ¿Ouroboros Hegeliano?




Estimados Amigos

En muy contadas ocasiones, dentro de nuestro universo se produce un extraordinario fenómeno cósmico, un evento fuera de lo común, capaz de transgredir los cánones establecidos. Tal es el caso que aquí nos ocupa: al igual que en un alineamiento planetario sin precedentes, tres grandes figuras, pertenecientes a la tertulia malagueña de la ciencia ficción y el fantástico (Ter-Mal), se han juntado para conversar sobre uno de los mejores cómics de EEUU que se haya editado.

Si Paco Mancera, aka byPacoMan, se reúne con Manuel Berlanga para charlar y beber cerveza en Málaga, podríamos definir tal encuentro como un hecho habitual. Que a tan extraordinaria pareja se le sume el ilustre escritor Alejandro Castroguer, sin duda con alguna bebida menos espirituosa, eso ya roza el portento. Pero si además el eje de su conversación se ciñe al cómic Superman: Rojo (Superman: Red son), del guionista Mark Millar, ya entramos de lleno en el terreno de la Pura Maravilla. Una conjunción planetaria de primer orden.

No hace mucho ha saltado la noticia de que Millarworld, la empresa de cómics independientes creada por Mark Millar, ha sido adquirida por la plataforma televisiva Netflix. Se intuye la creación de series basadas en cómics de este genial guionista. Nada sorprendente, si tenemos en cuenta que ya se han adaptado al cine varias obras suyas. Desde las más personales Kick-Ass, Kingsman: Servicio Secreto o la irregular Wanted, pasando por versiones más o menos libres sobre guiones de franquicias Marvel: Avengers: Civil War y Old Man Logan; o la para mí fallida película de las hermanas Wachowski, Jupiter Ascending, inspirada de forma tangencial en el cómic Jupiter’s Legacy, publicado en Image Comics. Y todavía suenan nuevos proyectos cinematográficos como Némesis, otra fascinante historia de Millar.




Sin duda, material de primera no faltará. No olvidemos que Millar desarrolló también las personalidades del grupo de super-héroes mas irreverente y rompedor que existe, creado por ese otro genio británico del cómic que es WarrenEllis. Me refiero a The Authority, serie de culto donde las haya, con permiso de los no menos extraordinarios The Boys, del también genial Garth Ennis (Preacher). Resulta curiosa la preponderancia de autores británicos en el cómic actual.




Pero aunque la lista de obras del guionista escocés sea en extremo extensa, hoy nos ocupa el que sin duda está considerado su trabajo culminante, o como mínimo el más representativo de todos ellos. Superman: Rojo es una maravilla de guión que desborda cualquier calificativo. Construido como un preciso mecanismo de relojería, el eco del mejor Watchmen se halla presente, nos arrastra de forma irremisible desde la primera hasta la última de sus subyugantes páginas. No es sólo un cómic de aventuras, que sin duda lo es; también refleja una sociedad y una economía en apariencia distópicas, deformadas en un ingenioso juego de espejos que nos acaba mostrando los trazos más representativos del mundo actual. Así lo han entendido nuestro terceto de ilustres pensadores malagueños, quienes disertan de forma distendida y con nítida visión sobre cada detalle de la obra. Ellos saben poner siempre el foco en el punto adecuado, logrando que los lectores vislumbremos mejor la enorme complejidad de un cómic tan fenomenal.


Garth Ennis

Es evidente que podría escribirse mucho sobre Superman: Rojo, pero nadie mejor que Paco Mancera (byPacoMan), Manuel Berlanga y Alejandro Castroguer para hacer la función de cicerones y conducirnos a través de los vericuetos de tan excelente historia. Dejemos que ellos nos guíen y disfrutemos en su compañía de tan fantástico camino.

Pasen y lean, resulta un auténtico deleite para los sentidos.



                                                                                                                Joan Antoni Fernández.

*******




¿Ouroboros Hegeliano? Si, Superman Rojo.



Reflexiones a Puerta Oscura I.






El 13 de Marzo de 2015 publiqué un articulito sobre Superman Rojo que en buena parte reutilizo en la Introducción, El mundo cuando se escribió Superman Rojo y el anexo de este post. El pasado 21 de Junio de 2017 mantuvimos una animada charla en Puerta Oscura sobre el tema Don Alejandro Castroguer, Don Manuel Berlanga y yo mismo, que resumida, transcribo en Charlando sobre el hijo rojo. Los pasados 4 y 5 de Agosto de 2017 por el chat de Facebook revisamos nuestra charla y pulimos algunos comentarios que han enriquecido el apartado de la charla.




Introducción

¿Qué pasaría si en 1938 Superman hubiera aterrizado en una granja colectivizada de Ucrania en lugar de en una granja capitalista de Kansas? Pues que llevaría en el pecho una hoz y martillo rojos sobre fondo gris en lugar de una ese roja  sobre fondo amarillo (lo más parecido al símbolo del dólar sin serlo)… y sería un campeón del comunismo.




Todo esto (y mucho más) salió de la mente del guionista escocés Mark Millar en su magnífico cómic Superman: Rojo (Superman: Red son, publicado en 2003 por DC). En España Norma Editorial lo publicó en Enero de 2005. Superman Rojo es absolutamente respetuoso con el “Universo de Superman de DC”, están todos: Lois Lane, Lex Luthor, Batman, la Mujer Maravilla, Brainiac… pero desde la óptica de una URSS triunfante que logra imponerse al capitalismo, gracias a la ayuda del camarada SupermanStan Lee acuñó el famoso lema moral para un juvenil y no demasiado listo (pero si muy inteligente) Spiderman: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Pero si trasladamos esa filosofía a un superhéroe adulto, inteligente e íntegro como es Superman, más aún un Superman Rojo, el lema se convierte en: “Un absoluto poder conlleva ejercer el poder absoluto”. Superman Rojo, no puede por menos que ser fiel a la filosofía del comunismo y tomar las riendas del poder, para acabar de una vez por todas, con el hambre y las miserias del mundo. Para ello debe destituir a los gobernantes humanos corruptos y gobernar despóticamente: “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Cuestión que consigue, por cierto… como no podía ser de otra manera: no es vano Superman es Superman, por muy rojo que sea.

El mundo cuando se escribió Superman Rojo




Mark Millar empezó a escribir el guion de Superman Rojo en 1995, cuatro años después de la disolución de la URSS. Rusia, como clara heredera de la URSS, atraviesa un largo, duro y convulso periodo de adaptación al capitalismo. Durante esta adaptación, con brutal crisis económica incluida, pierde casi toda su influencia mundial y padece conflictos secesionistas en su propio territorio: Chechenia, Osetia del Sur. Vladímir Putin a la sombra de Boris Yelsin va acaparando poder; en 1.999 toma las riendas y parece difícil que se desprenda de ellas pacíficamente. Durante esta época la economía e influencia rusa crece al calor de los altos precios del petróleo. Salvo dos periodos con brutales caídas del precio del crudo que, “curiosamente” coinciden con dos conflictos bélicos rusos. El primero en el 2º semestre de 2008: del 3 de Julio al 24 de Diciembre, coincidiendo con el conflicto de Osetia del Sur, el precio cayó un 77% y el segundo: del 19 junio de 2014 al 15 Enero de 2015, coincidiendo con el conflicto con Ucrania, el precio llegó a caer un 60%, lo que vino a sumarse al bloqueo económico impuesto por Europa y EE.UU. A pesar de ello Putin ha conseguido frenar el proceso centrípeto y retornar a acaparar influencia mundial. Alcanzándose el epíteto con las adhesiones de territorios de Ucrania, que se inicia con Crimea en marzo de 2014 y que sigue en la actualidad. Ucrania precisamente, el lugar donde aterrizó y se crio nuestro Superman Rojo. En estos últimos años la influencia internacional de la Rusia de Putin no ha hecho más que crecer. Rusia es un pilar sobre el que se tiene que afianzar la futura solución al ISIS y al conflicto sirio.

Ya nadie duda (ni los propios fiscales americanos) que fue pieza clave de la victoria de Donald Trump en las pasadas elecciones presidenciales americanas. Nunca hemos visto a una Rusia más poderosa, ni con Pedro I.

Charlando sobre el hijo rojo




Paco.- Mark Millar ya llevaba escrito textos “precursores”: había participado en The Authority, (Nota. Creado por Warren Ellis y Bryan Hitch. Mark Millar participa como guionista de casi todo el volumen recopilatorio número 2 publicado por NORMA Editorial. Los guionizados por Millar más concretamente son: los números del 13 al 20, el 22 y del 27 al 29 de la serie original de DC Comics.).

En este cómic, un grupo de superhéroes toman el poder. Deciden que el mundo es una puta mierda y dando un paso más, se hacen con el poder. En los dos primeros volúmenes que se publicaron aquí, en España, mataban a los malos si era necesario. Aunque hasta que Millar no abandona el cómic no hay un golpe de estado y toman el poder oficialmente. Sin embargo ya apunta esa relación, un poder absoluto confiere una responsabilidad absoluta.

Eso pasa en Superman Rojo: ¡Coño tengo que acabar con el hambre en la URSS! ¡Llevamos 20 años gobernando y sigue habiendo hambre!




Manuel.- Además cuadra perfectamente en esa ideología, un enfoque que proviene del cómic inglés, evidentemente los americanos no son capaces de hacer una cosa de este tipo. Es una visión totalmente diferente. Alejandro habrás visto que es un enfoque que no tiene nada que ver con el Superman americano, endiosado.

Alejandro.- Seguramente si hubiese sido un Superman americano no lo hubiese terminado de leerlo.




Paco.- Millar Ha hecho un cómic que se llama Jupiter’s Legacy (NOTA: creado por Mark Millar (guionista) y Frank Quitely (dibujante) publicado por Image Comics en Abril 2013. Publicado en España por Panini Comics en Noviembre de 2015). Justamente es una liga de superhéroes que también toman el poder. Ellos consiguen sus poderes en la crisis del 29, deciden dar un paso al frente en la defensa de los valores tradicionales americanos y consiguen que la economía mejore sin pasar por el trago que realmente supuso la crisis del 29.

Pero llega la crisis actual, no está datada pero podemos suponer que es la que se inicia en 2007. Cuando ven que con los valores tradicionales no se sale de la crisis, se inicia un enfrentamiento mortal entre ellos. Una facción cree que tienen que tomar el control total ya que los políticos no pueden sacarlos de la crisis. Y otra facción, encabezada por un sosia de Superman, dice que no, que hay que dejar a los políticos hacer su trabajo. La primera facción mata a Superman, lo hace su hijo. Y se convierte en una dictadura de los poderosos, de los superhéroes. La economía no mejora, sigue siendo un desastre, y el mundo empeora (pero no los superhéroes en el poder).




Mark Millar siempre está muy preocupado en las relaciones de poder y las obligaciones de los superhéroes. Un tema que le afecta y le preocupa en muchas de sus vertientes. No vamos a extendernos más, es fácil documentar esta cuestión.

Manuel.- Ya entrando en el personaje, Superman, creo que Millar consigue una redefinición del personaje en el ambiente diferente que crea, en ese otro mundo que está bastante bien conseguido. Y más que el personaje en sí, creo que lo consigue con los personajes que le acompañan. Aunque  Superman está bien definido dentro de lo que es una ideología marxista, sin ser dictatorial. No deja de ser un boy scout en todos los extremos: está pensando en el bien de los demás. Es la misma idea y está bien compuesto, como evoluciona hacia una dictadura, buena en teoría, pero que al final no lo es tanto. Pero me gusta más como desarrolla a otros personajes, por ejemplo Batman. Para mi es, de un enriquecimiento absoluto, más que el propio personaje en sí, desde que nace y con los mismos criterios del personaje de DC, pero en este caso con unos padres que son panfletarios y a quienes se cargan en el tercer minuto; cómo evoluciona hacia un anarquismo contrario al modelo dictatorial o absoluto y pasar a pensar en la libertad de los demás.




Otro personaje que me gusta mucho como lo define es Wonder Woman muy diferente al superhéroe clásico,  pues siendo la mujer poderosísima que es, su compañera de aventuras,  a nivel personal la tiene ahi, como en un segundo plano como enamorada, pero que el otro que es gillipollas y tonto, no se da cuenta. Y ella ahí, calladita,  siguiéndolo sin hacer nada, pero dedicada a él. Me gusta cómo define los personajes este hombre (aunque prefiera una Wonder Woman más reivindicativa). .




Paco.- Había comentado con Alejandro la aparente contradicción que una persona con superpoderes imponga un sistema máximo igualitario, que consiga el paradigma del igualitarismo siendo él un escogido. Millar plasma perfectamente este absurdo con el hijo bastardo de Stalin, que estaba siendo preparado para ser el próximo líder. Espacio que le toma Superman.

Manuel.- Que se lo da Stalin. Él no lo quiere, en principio.

Paco.- Eso me recuerda el inicio de la película de Gladiator (2000, Ridley Scott). Cuando muere el emperador (Marco Aurelio) y en vez de dárselo a su hijo (Cómodo) se lo da a Gladiator. Lo que pasa es que aquí Superman-Gladiator gana mientras que en la película…




Manuel.- Es más, el rival, el hijo bastardo de Stalin le dice que es lo más contrario que hay a la propia revolución que mantenemos, porque donde todos los hombres deberían iguales él es la evidencia que no todos los hombres lo son; “tú eres más que un hombre”.

Paco.- Pyotr Rostov, que es el nombre del personaje, le dice: “Eres lo opuesto a la doctrina marxista, Superman. La prueba viviente de que todos los hombres no somos iguales.”. Es una frase corta pero muy poderosa. Luego hay una cuestión que es curiosa, no sé si recordáis cuando el régimen capitalista entra en decadencia. Hay un momento, en la historia cuando consiguen imponer el régimen soviético a todo el mundo. Sólo dos economías son libres, y una no es la Galia del Norte de Francia, sino que es Chile.





Manuel.- Curioso.

Paco.- Los Chicago Boys en Chile hicieron mucho daño. Y la otra es los Estados Unidos de Lex Luthor. Pero curiosamente ¿Cómo consigue Lex Luthor hacer crecer la economía? Creando una economía absolutamente planificada. Lo que significa traicionar completamente su ideología capitalista, porque hace justo lo contrario de lo que pregona. Una suerte de Síndrome de Estocolmo: porque imitando al otro (al enemigo que combate) consigue poner en marcha el sistema.
También hay un leve desprecio a la ciencia económica. Así como el que no quiere la cosa, en un momento determinado Luthor le dice al personaje, al fotógrafo, que ahora es espía de la CIA…




Manuel.- Jimmy Olsen

Paco.- Le dice: “Dígale que puede usar esta fórmula que he desarrollado para cuadrar el presupuesto federal. Si me deja en paz, también le daré una solución permanente para la inflación”. Olsen le contesta: “¿Qué? ¿Ha cuadrado el presupuesto? ¿Así como así?” “No, le doy la fórmula para lograrlo, joven. Hacienda tendrá que hacer los números.”



Me pareció poco acertada la forma de evidenciar al lector la superinteligencia de Lex Luthor. Acabar con la inflación tiene importantes costes, de ahí que exista un brutal debate ideológico entre los economistas de como se acaba con la inflación. No hay una tesis científica que diga cómo se acaba con la inflación sin aumentar el desempleo.




Manuel.- Pero además con un enfoque muy reducido. No entra atrapo en la propia economía. Simplemente lo deja caer.




Paco.- Es una contradicción. Si tú tienes la solución a la inflación del capitalismo, si el capitalismo es la solución a los problemas y si el capitalismo es incapaz de autoregularse entonces el capitalismo no es la solución. Si tiene que venir un paternalista (un dictador benevolente) a decirme cual es la solución al problema de la inflación en el capitalismo ¿Qué capitalismo es ese? ¿Entonces por qué el comunismo es tan malo y el capitalismo tan bueno si ambos necesitan dictadores benevolentes para su funcionamiento?




Manuel.- Millar le da la vuelta a las ideologías.

Alejandro.- Lo más interesante del libro son las ideologías del bien y el mal, del comunismo y el capitalismo ¿Dónde está el comunismo dónde está el capitalismo? Los personajes: Superman, Batman, Lex Luthor están todos. A mí lo que más me apeteció de la obra es como va presentando a todos los personajes. Como hemos hablado la parte final de la obra me interesaba algo menos. Todo el planteamiento, de cómo va mostrando los regates o los dobleces de lo que parece que es una cosa y de repente es otra, o él lo hace de otra manera y  la contraria, como espejos.




Manuel.- Yo creo que los evoluciona. Desdela idea de boy scout, del bienestar para todo el mundo y hacer al final una república universal, buena a nivel mundial (va por ahí la misma idea del Pacto de Varsovia bastante light). Porque no todo ha sido bueno en este hisatoria y evoluciona hacia una dictadura que a los Batman, a los contrarios, los reduce electrónicamente y los convierte en unos robots, quitándose de en medio a toda la oposición que pueda generar. Una dictadura absoluta y con terminología ciertamente fascista. Y con Lex Luthor ocurre es justamente al contrario: empieza aceptando el tema del capitalismo-total para acabar en una planificación, en una organización que también controla absolutamente y que triunfa al final. También hay un elemento de rendición personal del propio Superman. Pero el triunfo final del capitalismo se contruye sobre bases marxistas, digámoslo así o colectivistas.

Paco.- Fíjate que los países que han conseguido desarrollarse tras la Revolución Industrial; los dragones o tigres asiáticos, ha sido desde una planificación rigurosa, que ni en la época del Gosplán de Stalin se hayan conseguido desarrollos económicos tan planificados, como lo que consiguió Hong Kong o Corea del Sur. El capitalismo libre no ha conseguido desarrollar a nadie tras que lo hicieran las potencias que lo empezaron y nadie (o casi nadie) más ha conseguido alcanzar unos niveles económicos saneados.




Manuel.- Si, recuerdo cuando en Económicas estudiaba el tema del desarrollo, que se requiere un cierto control  (planificación) inicial, pero sólo inicial. Que después hay que dejar libre al mercado, si no acaba convirtiéndose en otro asunto distinto. Hay  muchas tesis sobre ese tema, pero esta fue una de las que me llamó más la atención poderosamente en ese momento.

Paco.- Esa referencia a los chicago boys, curiosamente los chicago boys jamás han sido planificadores… así les fue. Por muchas veces que te apliques la perfecta receta neoliberal sigues teniendo una economía de mierda. No sé si Mark Millar tiene mucho conocimiento económico cuando hace esa referencia tan simplista a resolver la inflación cuadrando el presupuesto.




Manuel.- Ya, pero en un cómic tampoco puedes extenderte mucho.  Tienes que dar una referencia y dejarlo. Algo de conocimiento tiene sobre todo cuando cita a Chile. Ahora imagínate que en un cómic americano le metes planificación: se te van los lectores. Es simplista, muy fácil, pero igual necesario en este caso.

Paco.- Entiendo que no puede con todo.
La situación final cuando Brainiac, el archienemigo de Superman.

Manuel.- Que es realmente el dictador y no Superman.

Paco.- Esa parte no me acabó de gustar. Cuando Superman se autoinmola y desaparece no me desagrada. Pero donde no se da cuenta de la manipulación que le hace Brainiac, me parece una torpeza por parte del guión: un no saber cómo salirse de ese follón en el que se ha metido.




Manuel.- O dar una justificación al personaje en sí, para que no sea culpable. Porque en el fondo Superman es bueno. Pero hay que reconocer que también tiene un fascista dentro. Y yo creo que Millar le da la culpa a Brainiac para quitársela al propio personaje, el bueno. Cuando debería ser más co-responsable Superman. A mi Brainiac no me ha gustado nunca. Me parece demasiado...que no es ni siquiera el Hal del 2001...

Ahora, quitando eso, el final, el giro final, ese cerrar el círculo, tal y como lo hace. Al final, cuando vuelve al principio, a mí me parece brillante.

Paco.- Mark Waid y Alex Ross dibujando el Kingdom come (1996) (publicado por DC. En España por ECC Ediciones en 2014). Hace exactamente igual: Superman también finge su muerte.




Manuel.- Pero yo no me fijo tanto en la muerte supuesta de Superman porque sigue estando por ahí, sino en la evolución de la familia, de los personajes y como enlaza con el origen de Krypton con el Kal-L con Jor-L y Lara que son los padres. Y cómo se destruye el mundo y mandan al hijo hacia atrás, para reiniciar de nuevo otra vez el ciclo. Que es el origen de Krypton efectivamente, cómo y por qué envían Superman a la Tierra. Y con lo que en este caso no hay un Krypton sino que es la misma Tierra. El ciclo que se cierra, para volver al inicio. Esa solución me ha parecido brillante. Con un final un poquito flojo a nivel de desarrollo del personaje y echarle la culpa al otro, darse cuenta que le han manejado, y entonces se quita de en medio. Me gustó que terminara de esta forma (el ciclo que se cierra en sí mismo). Porque, al menos , para mí, le da un broche final bastante más brillante.

Alejandro.- Si

Paco.- Y dentro de la escuela de pensamiento inglés que ve fascismo por todos lados desde Orwell, como el Alan Moore de V de Vendetta (1988) con ese tipo de pensamiento enlaza un poco. No es exactamente esa misma escuela pero encaja con esa visión que tienen los ingleses que siempre se está cerca de caer en el fascismo.

Estamos viendo una viñeta de donde se ven los ojos de Superman mirándonos: I watch you, con una clara referencia a 1984 de George Orwell.




Manuel.- No, es que además lo traduce. Las referencias orwellianas son totales en este cómic.

Alejandro.- Total. Está todo claro. Me pareció muy interesante todo lo que es darle la vuelta a todo, al asesinato de Nixon en vez Kennedy.

Manuel.- Y Kennedy se divorcia de Jackie y se casa con Marilyn: tiene su puntillo.

Alejandro.- En esa parte es como una coña continua, o darle siempre la vuelta al espejo y mirar a ver qué es lo que se ve. A mí fue en todo momento lo que más me gustó. El personaje que tú también habías comentado, el personaje de Batman




Manuel.- Batman para mi es genial. El desarrollo que le da, porque está imbricado en la misma filosofía del propio personaje. Es muy coherente con su ideología.

Paco.- Se parece, salvando las distancias a El Regreso del Caballero Oscuro (1986) de Frank Miller, ese enfrentamiento mortal entre Batman y Superman. También aparece Wonder Woman en medio del enfrentamiento. En fin, es difícil que cuando juegas con estos personajes no acabes enfrentándolos. Cuantos capítulos, cuantas historias se han escrito de Superman, Batman y Wonder Woman y alguna vez los han tenido que enfrentar.

Manuel.- Siempre, siempre. Y además el Amanecer de la Liga de la Justicia va en esa base.




Alejandro.- Me ha gustado cuando Mark Millar escribe sobre cuatro variables conocidas, como le da la vuelta completa para que le salga diferente. Es muy complicado hacer algo de esa categoría, con todos los peros que se quiera o se pueda poner. Pero hacer algo así es de un guionista de nivel. Lo lógico y fácil sería hacer algo que no se sostiene.

Manuel.- Y que rompiera absolutamente con lo que hay. Lo que Millar hace es mantener lo que hay, pero en otros parámetros de escritura, en otro orden de pensamiento.



Paco.- El mismo esfuerzo que tuvo que hacer el guionista de Regreso al futuro II (1989, director Robert Zemeckis y guionista junto a Bob Gale). Ese juego: ya tienes la primera y ahora tienes que crear la segunda película con los mismos actos de referencia de la primera.




Manuel.- Pero le da la vuelta. Y lo sabe hacer perfectamente.
Antes, hablando de temas del cómic, les di la vuelta a todos los personajes que reflejala obra. Prácticamente están todos los propios de Superman y aparecen de una forma u otra. Perry White sigue siendo el director del Planet. Pero Oliver Queen, que es flecha verde, aquí aparece como el trasunto de Clark Kent: un periodista que tiene una doble vida y es ahí como mete a Flecha Verde. Es más, también cita a Flash, lo cita como persona, como Barry Allen, que ha llegado tarde porque ha estado resolviendo un asesinato, en este caso como policía. Los mete sin darle personalidad ni desarrollo, pero los metió ahí. Hal Jordan, la Linterna Verde, me parece curioso que la coja de una nave que estaba guardada en Roswell, en el Area 51. Tiene elementos de creatividad, los mete por ahí, dentro del contexto, en el que va transcurriendo el argumento principal: a mí me parece bastante original y bien llevado. Lo de Kennedy con Marilyn son guiños muy simpáticos, o lo de Lois como la esposa de Luthor. A mí el personaje de Luthor no me parece mal compuesto, un poquito exagerado.




Paco.- Lo hace demasiado inteligente.

Manuel.- Demasiado. Pero bueno, es la némesis, y aún y así nunca supera a Superman. Al revés, pone a Superman más inteligente: le lleva a ganarle al ajedrez, o a un juego de estos.  El único cambio así más gordo es el de Jimy Olsen que siempre ha sido un secundario y aquí le da importancia: es de la CIA y de la oficina anti Superman. Bueno, yo creo que como guionista Mark Millar es brillante.




Alejandro.- Es difícil el encaje: engarzarlo. Utilizar estos elementos en plan guión es complicado. Lo normal es irte muy, muy lejos, romperlo todo. Pero intentar que encaje más o menos y además darle una vuelta sobre sí mismo, que no contradiga demasiado es muy complicado.




Paco.- Además el espacio que ocupa. Es una novela gráfica al uso, no es excesiva. Cualquier otro…

Manuel.- Tres formatos "Prestige" de los de antes.

Paco.- Y sin embargo cualquier otro habría escrito libros y libros para contar la misma historia. Él va rápidamente a lo relevante. Quitando quizás alguna historia más chocante, ahí el personaje del Superman Americano…




Manuel.- Bizarro

Paco.- El Bizarro. Me llama la atención cuando Bizarro se inmola. Ese libre albedrío por parte de la creación… muy a “lo monstruo de Frankestein”.

Manuel.- Yo no he seguido tanto los cómics de Superman porque la verdad, no es un personaje que me haya atraído demasiado. Alguno sí he leído, y hay momentos en que me han llamado la atención. Pero no sé si Bizarro termina con un gesto así en algún ciclo... Lo mismo que la redención de la ciudad... Yo creo que hay algunos atisbos de ciclos argumentales que han estado por ahí. Hay tantos. Y lo lógico es que pase. Pero no domino tanto el personaje como para decir que fuera  a hacer eso.

Paco.- El dibujante del tercer book no es el mismo dibujante inicial. (Dave Johnson dibujó los dos primeros y parte del tercero. Kilian Plunkett terminó el tercero).

Manuel-. La imagen gráfica del Superman Rojo creo que es bastante buena: el traje gris. Además que va evolucionando también, hacia un mayor militarismo: se van poniendo las solapas, los cuellos... un poquito más fascista, cada vez. Del volumen uno al dos hay un gran cambio, cuando ya ha subido al poder.
Paco.-  Ahí ya tiene la estética. Incluso el repeinado ese relamido que parece a un Mario Conde, un Álvarez Cascos, la estética del pelotazo español con el beneplácito del PSOE y el PP.

Manuel.- Mario Conde tiene, al fin y al cabo, una imagen del fascismo más puro. Es una vuelta atrás.

Alejandro.- ¿Dónde era el cambio? ahora que lo decís ¿Dónde era el cambio?

Manuel.- Del primero al segundo se nota el cambio en el traje. El traje cambia, y coge solapas en los cuellos en el segundo volumen. El primero…




Paco.- El primero es muy parecido al personaje americano.

Manuel.- Al americano, al origen.

Paco.- Lo exageran más. Porque lo enmarcan, le ponen ribetes y le ponen más estrellas.

Alejandro.- Y lo ponen en negro. Me parece para que se enmarque todavía mucho más.

Manuel.- Cuando derrota a Bizarro todavía sigue teniendo la capa en los hombros, como la tenía al principio. Cuando sube al poder o cuando decide asumirlo sigue estando con la capa normal.

Alejandro.- Aquí ya lo ponen en negro para ya ser más general y menos soldado.

Manuel.- En el inicio del segundo volumen, cuando ya tiene el poder y ha creado toda su estructura, es cuando vienen las estrellas, el cuello levantado, la capa ya le ocupa más sitio. Y es más oscuro el traje, pero no el definitivo. Hay otros peores.




Paco.- La fase final es brutal. Esa imagen…

Manuel.- Ahí, ahí, ahí está claro que es…

Paco.- Es un malo de opereta.

Alejandro.- Totalmente ahí ya es... Cuando me quise dar cuenta ya tenía esa imagen.

Paco.- El alzacuello.

Alejandro.- ¿Cuándo se le ha puesto?

Manuel.- Va oscureciendo el traje.

Alejandro.- En la parte de los extras aparecen bocetos de la evolución que Dave Johnson había pensado para el personaje.




Paco.- Una componente que me llama la atención, pero que no he visto nunca (o no recuerdo) en los cuentos de Superman, y yo tampoco he sido un gran de lector de Superman. Y obviamente este Millar no lo saca; es el culto religioso a Superman. Porque no deja de ser un Dios, con poderes, porque hace milagros constantemente y sin embargo no hay ciclos donde Superman aparezca con un cuerpo de iglesia adorándolo y teniéndolo como una deidad. Y sin embargo me parece que sería lo más sencillo.

Manuel.- No pero la base, la base está ahí. El superhéroe es un ángel, por no decir un Dios. En este caso, un ángel como mínimo.

Paco.- No sé si sabéis que aquí en España se prohibieron durante unos años los tebeos de Superman, porque consideraban que era una blasfemia, porque era equiparable a Dios. Los obispos miraban eso.






Manuel.- Si, se prohibió. Yo he leído etapas, de chico leía los cómics Novaro. Y llegaban más los de Superman que los de Batman. Sin embargo Batman siempre ha sido mi personaje favorito porque no tiene poderes, sino gadgets, tiene añadidos. El que más me ha gustado en Marvel es Daredevil. Porque tampoco tiene poderes ( aunque tiene algo, una visión...) Pero lo otro es desarrollo, no es superfuerza, ni super-no-se-qué. Y Batman era así, por eso me aparecido mucho más cercano.

Paco.- Yo no. Porque es demasiado rico.

Manuel.- Bueno, pero es una ilusión que siempre hemos tenido de niños por lo menos. De mayores ya salimos un poco de ese tipo de historia.

Paco.- A mi me hace mucha más gracia Spiderman porque se parecía mucho más a mí.

Manuel.- No. Estamos hablando de personajes mucho más clásicos. Marvel es una nueva generación de pensamiento que la creo Stan Lee con todo, la ideología es diferente, salen de un barrio pobre, estos son todos ricos, Oliver Queen… todos.

Paco.- Recapitulando. Si los padres de Superman descienden de Lex Luthor, por eso lo de la L tras su nombre. Superman lucha contra su ancestro  (gracias al viaje en el tiempo). No es más que otro yin yan, otro reflejo en el espejo que comentaba Alejandro. Si el comunismo triunfa por el influjo de un Dios (Superman) y el capitalismo triunfa por un planificador (Luthor). Nada es puro. Cada tesis está contaminada por su antítesis para convertirse en síntesis. Superman vence a Luthor, pero él debe convertirse en Luthor para lograrlo.




Como decía Georg Hegel cuando tesis y antítesis se enfrenta la triunfadora se ha modificado adoptando partes de la derrotada convirtiéndose en una síntesis de ambas (dialéctica idealista de Hegel). Alejandro, tú lo contabas con los espejos.  El cómic es un continuo espejo. De hecho el cómic es el reflejo del cómic original. El yan que compensa el yin o al revés.


Georg Hegel

Manuel.- Creo que a eso me refería cuando comenté que considero brillante el final, la paradoja que cierra el círculo volviendo al origen (como la serpiente Ouroboros): Superman es un descendiente de Luthor, que regresa en el espacio-tiempo para enfrentarse a él, confrontar las ideas que defienden cada uno. Tesis  y antítesis, como tú indicas. Igual no lo expuse bien.  Pero también cito la contradicción de que el capitalismo triunfe gracias a una planificación centralizada, y viceversa...




Pero  es que la paradoja espacio-temporal no cesa ahí: ¿Quién dice que a la siguiente "vuelta" los "vientos estelares" retengan o aceleren la nave 12 horas y aterrice de nuevo en Kansas, con un enfrentamiento a la inversa?  La Memoria Racial (que decía Robert Howard) puede persistir en los genes, y salir a flor de piel...  De nuevo el Yin y el Yan.




ANEXO: Superman Rojo llega a Rusia

Superman Rojo no llegó a Rusia hasta Diciembre de 2014 de la mano de la editorial Ázbuka con un fulminante éxito de ventas, con varias reedicinoes. No debería sorprendernos este éxito de ventas de Superman Rojo en Rusia. Al calor de las “reconquistas territoriales”, una corriente de orgullo de ser ruso está recorriendo Rusia, arranca en los logros del Imperio Ruso, continúa con los de la URSS y culmina con la actual “reconquista” de parte de Ucrania (Crimea y aledaños). Sirva como botón de muestra del revitalizado orgullo ruso el vigoroso y refrescante video viral: Soy un invasor ruso (Я Русский Оккупант) con texto del siberiano Alexei Ivanov, donde se reivindica con gallardía e ironía los hitos rusos/soviéticos. Por eso Superman Rojo triunfa, no en vano la URSS derrota completamente al capitalismo, a los EE.UU para finalmente dominar el mundo mundial… pero sería bueno que encontrásemos un “Batman” que le recordase a Putin que no es Superman, ni tan siquiera rojo y mucho menos un Superman Rojo.

Para ver el video (subtitulado) Soy un invasor ruso:


Alejandro Castroguer, Manuel Berlanga y by PacoMan


*******






Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.
      



*******

Manuel Berlanga

En otra vida, editor del fanzine “BERSERKR” (premio europeo de CF en San Marino, 1989), cuya labor continúa hoy en www.berserkr.es como articulista y escritor ocasional.  TerMalita irredento, no desaprovecha ocasión de participar en una buena tertulia sobre fantástico (mejor con cerveza delante).

*******




Alejandro Castroguer

Nace en Málaga, el mismo año en que lo hacía el "Imagine" de John Lennon. Es autor de dos novelas aún por publicar, “La octava noche” y "Holmes y el caso de los ocho estómagos". En 2010 Almuzara publicó "La Guerra de la Doble Muerte" y tres años más tarde su continuación, "El último refugio". La editorial Dolmen publicó en 2012 "El Manantial", que golpeó a los aficionados al género por su extremada violencia. 


En septiembre de 2015 se alza con el Premio Jaén de Novela, convocado por Caja Granada, con "Glenn", que versa sobre la vida del pianista canadiense Glenn Gould.

*******


by PacoMan 

En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.
Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.
Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.

Y colabora con el blog de Grupo Li Po

No hay comentarios:

Publicar un comentario